Más información sobre esta página

.- Usando los apartados podrás ampliar y llegar a la información que necesites.

.- Estos apartados se encuentran a la derecha de la pantalla.


.- Para ir a la página de inicio, pinchar sobre el logotipo

19 abr. 2010

VIII Jornadas de Trabajo, Afedu en Islantilla


Por octavo año consecutivo Afedu asiste a las Jornadas de trabajo que celebra la federación Redes, que aglutina a numerosas asociaciones relacionadas con las drogodependencias, adicciones, sida y patología dual a nivel autonómico, siendo Afedu la única entidad de patología dual. Estas Jornadas se dedican cada año a una temática en concreto y se desarrollan a lo largo de todo un fin de semana. Además de trabajar siempre se buscan momentos de distensión en los que ponerse al día con compañeros, este año ese intercambio de experiencias ha sido muy esclarecedor y enriquecedor. El trabajo en este ámbito de la salud y desde el voluntariado es muy duro, por eso el contacto entre compañeros que no tienen ningún interés económico en la federación y permanecen en ella año tras año, supone una inyección de energía.
Las Jornadas se organizan siempre desde una ponencia marco y una mesa redonda, pasando después a talleres en los que se vuelcan los datos y se trabaja en la propuesta y elaboración de conclusiones. Este año el tema central ha sido "Alcohol y botellón":
- ponencia marco a cargo de D. Ramón Mendoza Berjano, catedrático de la Universidad de Huelva en Psicología Evolutiva y de la Educación.
- mesa redonda a cargo de:
- Dña. Mª Jesús Ramos, trabajadora social de la coordinadora comarcal Alternativas.
- D. Antonio Castilla, médico de atención primaria y responsable de formación del centro de salud de Lepe.
- Representante de la asociación de Alcohólicos Rehabilitados de Huelva.
- D. Miguel Rubio, miembro del comité técnico y de formación de la unión de asociaciones de sumilleres española.
Mesa con las portavoces de los grupos de trabajo para la exposición de conclusiones.

9 abr. 2010

Historias reales II

Ella nos cuenta su historia:
tengo cuatro hijos. Dos de ellos están enfermos, muy enfermos. Son enfermos duales. Y otra de mis hijas está operada de cáncer. A pesar de mis 74 años y estar mala del corazón, tengo que ayudarla en lo que puedo. Gracias a Afedu, mis hijos están ingresados; uno en la penitenciaria psiquiátrica de Sevilla y el otro en la unidad de rehabilitación asistencial en Puerto Real. El cómo llegaron allí lo contaré en otro momento. La situación actual es lo que me preocupa. Mi hijo, el que está en Puerto Real, viene a casa con permisos de fines de semana, que son de viernes a lunes o sea cuatro dias de la semana. Los dos se caracterizan por su conducta violenta, dicho sea de paso provocada por su enfermedad, pero no por eso deja de recaer sobre mí la furia en los momentos que se encuentran con circuntancias adversas cotidianas o contradecido en sus ideas delirantes. Tengo que decir que, lo que para profesionales es estar nivelados, cuando tienen contacto o están a solas conmigo la relación vuelve a ser exigencias y amenazas. Por eso en estos momentos que se me ha comunicado que a mi hijo que está ingresado en Sevilla ya me lo puedo traer con permiso una semana tiemblo sólo de pensar que tengo que hacerme responsable de: ir por él, tenerle aquí una semana habiéndome dicho él mismo que en cuanto esté aquí se bebe una botella de wiskhy y fumará porros, las consecuencias serán la de otras veces pues mis hijos no están empezando ahora, tienen los dos mas de cuarenta años. Y si me niego a ir por él, igual que ha pasado en otras ocasiones, el enfermo es informado que su familia se niega a llevarselo, por lo tanto cuando pueda venir temo por mi vida. ¿ no hay ninguna ley que proteja a una madre?¿hay que fomentar las ideas agresivas de personas trastornadas con la excusa que hay que informarles por ser mayor de edad? Ellos son enfermos diagnosticados y crónicos, sin conciencia de enfermedad. Y un juez me ha nombrado defensora judicial sin saber yo leer ni escribir. ¿ cómo negarme a eso si son mis hijos a los que quiero? espero que alguna vez, otras madres corran mejor suerte que la que veo me espera a mí.